sábado, 22 de febrero de 2014

Broken.

Últimamente mi vida consiste en fingir que estoy bien. Todo en mí ha cambiado, mi sonrisa, mi manera de ver la vida, de afrontar los problemas, mi manera de luchar y ser fuerte, mi mirada, que ahora es un poco más triste, más rígida. Me siento frágil, perdida. Siento que nada está bien, que un paso hacia delante son dos hacia atrás, que por cada sonrisa hay diez mil lágrimas. Que cada día es una nueva batalla que cada vez es más dura y estoy cansada. Cansada de luchar. De sonreír fingiendo que todo está bien. De llorar en silencio y secarme las lágrimas sonriendo sintiendo que el mundo se me cae encima. Las sonrisas se han esfumado y las lágrimas se han perdido en el suelo de mi cuarto. La presión se cierne sobre mis hombros a cada minuto, a cada segundo. Presión por parte de todo lo que me rodea. Y nadie, repito, nadie está ahí para decirme que todo va a estar bien. He perdido la confianza en mí misma, la vitalidad de mi voz y de mis miradas, la felicidad de mis sonrisas y mis carcajadas. He perdido cada rastro de felicidad que quedaba dentro de mí. A la niña que llevo dentro. Todo son problemas, problemas cada vez más grandes, más difíciles, preocupaciones, estrés, cansancio, agobio, ganas de llorar, nerviós. Estoy en una etapa difícil llamada adolescencia, sin embargo, nadie hace nada para que sea más fácil. Siento que quiero hacer demasiadas cosas y no tengo tiempo. Que ahora tengo que plantearme lo que haré en un futuro y ni siquiera sé lo que haré mañana. Quiero divertirme, divertirme sin pensar en las consecuencias, divertirme sin preocuparme, ajena al mundo que me rodea, ser feliz y volver a vivir momentos inolvidables, porqué hace tiempo que los momentos inolvidables están detrás de un sollozo. Quiero reír y llorar de felicidad. Quiero disfrutar de los días lluviosos, de los días de sol, de los días de viento, de las noches largas del invierno y de las cortas del verano. Quiero buenas noches y buenos días que de verdad sean buenos. Quiero gritar, gritar de emoción, de entusiasmo, de diversión. Quiero bailar y cantar aún que lo haga mal. Quiero viajar y ver mundo, quiero trasnochar y levantarme a la hora de comer. Quiero buenas noticias, momentos felices, días mágicos, noches increíbles. Quiero cumplir mis sueños sin tener que luchar tanto en vano. Quiero que por una vez algo me salga bien. Que mis sonrisas sean verdaderas todos los días, no solo momentáneamente. Quiero gritar por la calle con mis amigas y que la gente nos tome por locas. Quiero decir que estoy bien porqué lo siento de verdad. Quiero abrazar y que me abracen. Quiero que me digan que todo va a estar bien. Quiero conocer a mi ídolo y poder abrazarle. Quiero unas fallas impresionantes y un verano inolvidable. Ya tendré tiempo de preocuparme, ya tendré tiempo de estar mal, pero no ahora, ahora no es el momento. Y sin embargo aquí estoy, escribiendo esto con lágrimas en los ojos deseando que todo pase y se abra alguna puerta que me lleve de lleno a donde quiero estar. Y no en este mundo donde hace tiempo que todo se ha vuelto gris.


2 comentarios:

  1. Una pasada cielo, pero no te derrumbes, un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, seas quien seas. :)

      Eliminar